Cofepris pone en marcha programa de apoyo a productores independientes o comunitarios

Esta iniciativa ayuda al fortalecimiento del Sistema Federal Sanitario como un ente que permite que la regulación sanitaria pueda llegar a todos los rincones del país; permitirá detonar la actividad con las comunidades.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), busca renovarse, romper paradigmas y dejar atrás la vieja idea de que para que los pequeños productores pudieran recibir asesoría y resolver trámites de sus productos tenían que acudir a las oficinas estatales de dicho organismo buscando a los funcionarios que estaban sentados detrás del escritorio esperando, para ponerse a trabajar.


En entrevista con Crónica, Natán Enríquez Ríos, coordinador general del Sistema Federal Sanitario de la Cofepris, platica de una nueva iniciativa en la que se busca dar un mayor impulso a productores locales, para que puedan contar con la certificación de sus productos y comercializarlos más allá de sus lugares de origen e incluso volverse exportadores quienes así lo deseen.


—¿En qué consiste este nuevo programa que recién acaba de poner en marcha la Cofepris?

—Esta es una iniciativa que responde a la política del gobierno Federal de ver por los más desprotegidos y además nos ayuda al fortalecimiento del Sistema Federal Sanitario como un ente que permite que la regulación sanitaria pueda llegar a todos los rincones del país.


¿Se transforma la Cofepris?

—Estamos muy contentos de esta iniciativa, porque marca la pauta de un cambio de paradigma para la Cofepris, que por mucho tiempo fue considerada como como una instancia que estaba enfocada prioritariamente a atender los problemas o resolver los trámites que tenía que solucionar la industria, pero de manera particular las grandes empresas por la relevancia que tienen en el ámbito económico.


A través de esta Iniciativa Nacional de Regulación Sanitaria en la Comunidad, la Cofepris busca generar una mayor apertura para todos los sectores y lo que se busca es acercar la regulación a estos productores independientes o a las cooperativas de las diferentes comunidades del país.

¿Uno de los objetivos es evitar ese intermediarismo que se llegaba a dar, en la que terceros cobraban fuertes sumas de dinero, por trámites que quizá eran gratuitos?

—Exactamente, vamos a buscar acercamiento con todos estos pequeños productores que nunca han tenido la oportunidad de comercializar sus productos dentro o fuera del país y que sí están interesados, para que puedan tener acceso a la información necesaria para saber cómo realizar un trámite y qué necesitan para que sus productos puedan tener un mercado más amplio y con esto mejorar las condiciones económicas y el bienestar alrededor de sus familias.


—¿El mensaje importante es que van en busca de los pequeños productores?

—Con esta iniciativa nosotros estamos rompiendo esa vieja idea que se tenía, de que en la Cofepris estábamos sentados esperando a que los usuarios que necesitarán realizar un trámite tenían que viajar y trasladarse hacia nosotros y traer todo listo para que nosotros prácticamente pues sólo revisáramos sus documentos y solucionarle sus problemas los trámites que tenemos que realizar.


¿Por qué llevar esta asesoría a los pequeños productores, justo en este momento?

—Con esta iniciativa, vamos a ir a todas aquellas localidades en el territorio nacional, en donde tenemos identificados a pequeños productores y brindarles asesoría a fin de fortalecer a esas comunidades, y reforzar un sector económico que por mucho tiempo había sido olvidado, todos esos productores que hemos identificado como carentes de apoyo por la misma Cofepris y otras instancias.


—¿De qué tipo de productos estamos hablando?

—Fundamentalmente artesanales que por lo regular no están sujetos a una industrialización si se les puede llamar de esa manera en sus procesos y son productos muy básicos: mole, miel, dulces, totopos, dulces enchilados, bebidas, cosméticos, incluso productos de pesca, alimentos que consideramos que con el apoyo y la conducción adecuada y los elementos precisos pudieran tener mayor capacidad de comercializarse en otras localidades del país e incluso en el extranjero, Estados Unidos, Canadá o varios países de Latinoamérica.

¿Cuál será la estrategia en cuanto a la cobertura nacional, debido a lo extenso del país y lo variado de los productos artesanales que se pueden encontrar?

—Estaremos viajando a diferentes estados que ya hemos identificado como que tienen esta problemática más sentida en cuanto a la falta de atención y asesoramiento. Te comento que ya iniciamos en Oaxaca, en una comunidad en donde se acercaron más de 50 productores de diferentes insumos como: miel, mole, diversos alimentos y bebidas que tienen alta calidad en cuanto a su elaboración, pero también mucha limitación para poderse dar a conocer fuera de su ámbito local.


¿En este primer encuentro con qué tipo de limitantes o anomalías se encontraron?

—Hay que reconocer que históricamente, estos pequeños productores fueron víctimas de quienes buscaban ampliar su margen comercial, eran víctimas de personas que les vendían cursos precisamente de los trámites que debían realizar y les cobraban fuertes sumas de dinero para poder orientarlos y llevarlos a la comercialización de sus productos.


Además de la Cofepris, ¿qué otras instancias del gobierno están participando en este programa?

—En esta primera fase de programa, trabajamos en coordinación con el Sistema Federal Sanitario y el Centro de Innovación y Capacitación de la Cofepris llevando estos cursos de capacitación y asesoría, que prácticamente son del área de autorización sanitaria para que les expliquen cómo integrar toda su información para ir armando su expediente y quizá obtener, por ejemplo, un aviso simple de funcionamiento, o quizá para contar con el etiquetado de sus productos, porque luego pueden ser sujetos de verificaciones y se les orienta cómo hacerlo para evitar cualquier tipo de sanción.


¿Qué otro tipo de cursos están impartiendo?

—Se les están dando cursos de inocuidad alimentaria, es decir cómo cuidar la calidad de los productos alimentarios para que también puedan cumplir con el rigor que se debe tener en productos que avala la misma Cofepris y que al hacerlo puede ser aceptados en todos los países con los que tenemos estos acuerdos de colaboración o que se conoce en esta comisión como un ente regulador de alto nivel.


¿Hasta dónde se quiere llegar con este programa?

—La Cofepris busca poner el ejemplo y convertirse en una piedra angular, para que se rompa este viejo esquema que ya comentábamos, y que comience una verdadera apertura que debe tener la institución regulatoria con los usuarios sin intermediarios y para ello queremos involucrar a todas las áreas regulatorias del país para que se sumen a este programa.


¿Cómo llevarán este programa a todos los rincones del país?

—Vamos a estar visitando las diferentes regiones del país y con esto vamos a ir marcando la pauta de atención a productores independientes o colectivos y tener acciones con ellos en cada jurisdicción sanitaria estatal, en donde se cuenta con un área de regulación sanitaria y específicamente un ente que se llama fomento sanitario y es en donde se pudieran detonar la actividad con las comunidades.


¿Cuál es el siguiente estado?

—Ahorita estamos en pláticas con nuestra agencia reguladora estatal en Yucatán, precisamente para definir cuáles serían los giros comerciales que se podrían beneficiar mejor de esta iniciativa ya que entendemos que cada estado tiene una diversidad enorme de productos que se pueden generar como es el caso de Oaxaca, que se distingue precisamente por todos sus productos alimentarios.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube