• Tercer Ojo Inform...

Corcholatas en campaña

Miguel Tirado Rasso

mitirasso@yahoo.com.mx

En el juego de la sucesión presidencial adelantada, el tiempo es oro y, en ese sentido, quiénes suspiran por la candidatura oficial, la de Morena, por supuesto, no pierden el tiempo. Bueno, al menos, dos de las corcholatas destapadas desde Palacio, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, y uno más, que, sin el aval mañanero, pelea su derecho a ser considerado en este exclusivo grupo del futurismo anticipado, Ricardo Monreal.

Los tres personajes, saben que, aunque los tiempos del dedazo presidencial son cosa del pasado y, en la 4T, la política se maneja de manera diferente, según reza el discurso del dirigente de Morena, perciben que, en el tema de la selección de candidatos a cargos de elección popular, particularmente en el caso de la sucesión presidencial, la función del fiel de la balanza, sigue vigente. El reto está en ganarse la voluntad del huésped de Palacio que, por cierto, no ha ocultado cierta parcialidad hacia la jefa de gobierno de la CDMX.

Y, en esas andan. Cada uno en el desempeño de sus funciones, cumpliendo de manera institucional, pero sin dejar de darle el toque cuatrotransformista a sus presentaciones, que es lo que puede significar la diferencia para la definición de su futuro político. La anticipación en los destapes deja un camino largo, sinuoso y riesgoso para los participantes, que ahora son observados y calificados con una óptica, más allá del cargo que ocupan, además de que, en su calidad de aspirantes palomeados, buscan ser noticia para ganar puntos y popularidad. A fin de cuentas, un destape prematuro, sin campaña de acompañamiento, no parece tener sentido.

No es de extrañar, pues, que quien recibe las mejores vibras de Palacio, en un contexto en el que la participación de las mujeres en la política sigue ganando terreno, finalmente se decida a trabajar su candidatura. Eso sí, sin dejar de cumplir con las responsabilidades del alto cargo que ocupa, ya que, un buen desempeño puede facilitar las cosas. Claudia, muy al estilo de su líder, sin admitir sus aspiraciones políticas, ya está en campaña.

Dos factores la precipitaron a dar este paso, más por recomendación que por iniciativa propia. Las derrotas electorales sufridas en su territorio de gobierno, hecho inesperado que causó molestia y preocupación en Palacio Nacional y la circunstancia de que, en las encuestas a nivel nacional, no resultara muy conocida. Así que, desde ya, la Dra. Sheinbaum trabaja en esos dos frentes. Un ajuste en el equipo de gobierno, con operadores políticos, más rudos que técnicos y una nueva estrategia para lograr un posicionamiento a nivel nacional e internacional, si es posible.

Los triunfos de Morena en diversas gubernaturas resultaron como anillo al dedo para la jefa de Gobierno. Un buen pretexto para visitar diversas entidades con motivo de la toma de protesta de las nuevas gobernadoras y hacerse presente con entrevistas a medios locales. Pero esto no es suficiente, tendrá que ingeniarse para justificar giras a otros estados, lo que no será fácil, pues en la competencia por la silla presidencial, no faltará quién la acuse de incurrir en actos adelantados de campaña, algo que no se puede permitir.

Por lo pronto, mientras su contrincante, el secretario Ebrard, acaparaba los reflectores por actividades internacionales en las que nuestro país fue protagonista, publicaba fotos con personalidades de gobiernos de distintos países y sumaba buenos comentarios y reconocimientos por los resultados alcanzados, la doctora buscó pisar terrenos internacionales. Un artículo publicado en la revista inglesa The Economist, en donde habla de logros de su gobierno a casi tres años de asumir el cargo; una entrevista para la BBC de Londres sobre la “reactivación económica, recuperación de empleos… y más temas sobre la ciudad”, según publicó la doctora en su twitter, y una polémica entrevista para el suplemento español El País Semanal que, por el impacto causado, cumplió su objetivo.

El tercer aspirante, el senador Ricardo Monreal, también estuvo en los medios en estos días, aunque sólo nacionales. Una visita al Senado del campeón de box, Saúl “Canelo” Álvarez, para asistir al reconocimiento que la Cámara alta le otorgara a su entrenador, fue el pretexto. La popularidad del pugilista permitió una buena cobertura. Está visto que, en política, se vale de todo.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube


2 visualizaciones0 comentarios