• Tercer Ojo Inform...

Desorientación Vocacional

Columna

Norma Luna


Los talentos solo brillan cuando la vocación se enfila (N. Luna)



La Historia, nos presenta entre los oficios más antiguos del mundo, la Agricultura, la Prostitución, zapatero o abarquero o peluquero. En Profesiones académicas, Medicina Clásica, interpretación y traducción, y/o Profesor. No se puede olvidar, pintores, músicos, apoyo doméstico, ventas, hasta lo amante de lo ajeno cabe.


Estas actividades han ido evolucionando basadas en las aparentes necesidades básicas del hombre. Sin embargo, las sociedades e instituciones modernas dejan en el olvido, la experiencia del ayer. Hoy en día, va creciendo la frustración de muchos jóvenes, que no saben a qué actividades dedicarse, o no disfrutan el clima laboral elegido, porque no es lo que esperaban. En Los adultos, no ven pasar el tiempo, y asumen que el negocio emprendido, oficio o profesión elegida, jamás terminará, hasta que llega un fin. Los que inician la Tercera edad, entran en una conmoción violenta, al sentir que son relegados por su edad. Lo anterior, son las quejas de voz en voz que llegan de manera rápida a cualquier espacio, complementadas a la poca oportunidad de tener ahorros económicos por la remuneración tal vez baja por un servicio. Pero lo increíble es que solo se conserva en queja, no hay respuesta a ello. La orientación Vocacional se ha convertido en un casual de nuestras sociedades. La situación Global amerita un cambio en este tópico, las sociedades están omitiendo que se han construido lazos sociales para un bienestar común. Y nuestros jóvenes, necesitan un modelo a seguir, no, de limitaciones. Como dar orientación vocacional a los jóvenes, y difundir lo significativo que es, cuando los adultos, no tienen un proyecto personal, profesional de actividad laboral, ni social. La prisa, la incertidumbre y la indecisión que les dejo el siglo XX, les ha hecho pensar que sólo es un tema de las instituciones educativas. Los jóvenes no tienen una guía comprometida de adultos en los grupos familiares, ni institucionales, solo obedecen a un sistema sin eficacia, con faltas de capacidades para enfrentar nuestra modernidad. Son muy pocos lo adultos que están vigentes. En la revista Scielo, describe que González (2010), señala que se realizó una investigación en 50 por ciento de los países latinoamericanos, el 49 por ciento de los encuestados no está satisfecho con la preparación recibida y el 91 por ciento establece que los programas de formación deben ser mejorados. Estamos en el 2022 y dicha información sigue en los libros sin acción.


Expertos en conducta, afirman que es momento de acudir a toda la información existente, para que las personas exploten sus multifacéticos talentos e inicien a vislumbrar su vocación. La sugerencia que aportan algunos Psicólogos: tolerancia al tiempo, contrarrestar el miedo a empezar a practicar una idea, a que te juzguen y al fracaso.


Fabula china (La mentemaravillosa.com)


El príncipe y las palomas: En aquellas tierras había gran armonía. Todos amaban a sus gobernantes y estos siempre respondían con leyes justas y ayudas para que prosperaran. En aquel lugar había un ritual muy particular. Siempre que era Año Nuevo, los campesinos le obsequiaban palomas al príncipe. Justo por esas fechas, pasó por allí un forastero. El extranjero sintió curiosidad por ese extraño ritual. Presenció cómo llegaban gentes de todas partes con las palomas para el príncipe. Se quedó allí un rato, pues le intrigaba saber qué hacía el soberano con esos regalos tan particulares. Así fue como presenció el momento en el que el príncipe reunió a todas las palomas en una jaula y luego las liberó. Los presentes aplaudían y hacían venias.


Sin embargo, en aquella ocasión un anciano se abrió paso entre la multitud y respetuosamente pidió permiso para hablar. El príncipe lo escuchó con atención. El anciano le preguntó cuántas palomas había logrado reunir. El príncipe señaló que unas 200.


El anciano replicó: “Para traerte estas 200 palomas, los hombres salieron de cacería y mataron unas 600. ¿Qué mérito tiene ahora que liberes a las que quedaron vivas?” El príncipe comprendió su error y prohibió el ritual. El forastero se llevó una gran lección de aquellas tierras.


Jóvenes y Adultos, suelten sus ideas, únanlas a su vocación y prohíban el ritual de matar ideas sin llevarlas a cabo.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo