Duplica el Censo de Bienestar el número de habitantes encuestados


La Auditoría Superior de la Federación determinó que el de Bienestar no es un censo, y que el método para integrar el padrón de beneficiarios tiene errores importantes.


Recientemente, el gobierno federal hizo pública la primera evaluación sobre el Censo de Bienestar, realizada por una autoridad distinta a la que elaboró el padrón y opera el reparto de los recursos.


La agencia informativa Proceso publicó que en mayo de 2019, el presidente López Obrador anunció que la Secretaría de Bienestar había concluido el censo de beneficiarios de las transferencias directas previstas por 12 programas sociales, entre los que destacan adultos mayores, madres solteras y las becas para la niñez con discapacidad.


Lo cierto es que los llamados Servidores de la Nación no hicieron el trabajo de visitar todas las viviendas de todos los municipios del país.


La ASF concluye que 50 por ciento de los nombres integrados a la base de datos del nuevo padrón único proviene de los padrones vigentes en 2018, y que a partir de un método inadecuado elaboraron la lista de beneficiarios.


Los “encuestadores” aplicaron una estrategia inventada por ellos, y el reporte de la Auditoría refiere que “el personal de campo identificó a posibles beneficiarios por medio de referencias de otras personas” y no en visitas directas. “Se identificaron 1.2 millones 204 mil registros de personas censadas en 2019 por los Servidores de la Nación, en sitios donde sólo habitaban 550 mil 600 personas”.


El error habría afectado la consistencia del padrón en al menos 17 entidades federativas.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.



Facebook | Instagram | YouTube