top of page
  • Foto del escritorTercer Ojo Inform...

Ebrard tiene todo para marcar la diferencia

Redacción Daniel Lee



Dirían por ahí “cuando el río suena, agua lleva” y esto sale a colación ante el inminente proceso interno de Morena para definir representante en la lucha por refrendar la Presidencia de la República en 2024, lo cual podría marcar la muerte política de algunas de sus corcholatas, que se juegan algo más que un puesto. El que se hable de encuestas y la desconfianza ante estas por aquello de los datos cargados ha sido una constante.


Morena definirá a su próximo candidato o candidata a la presidencia a través de una encuesta. Y es precisamente el proceso interno del partido de López Obrador el que más interés ha generado en el círculo político, los medios de comunicación y la sociedad civil.


Sin embargo, el canciller, Marcelo Ebrard, continúa abriéndose camino con la juventud mexicana a través de líderes territoriales que les hacen llegar información de reuniones que tienen con el político y sus operadores. También, ha tratado de mantenerse vigente en la conversación política a través de contenidos en redes sociales y medios de comunicación.


Para Ebrard, un grupo de cuatro diputados locales, un senador nativo de San Luis Potosí y ciudadanos simpatizantes del secretario de Relaciones Exteriores, vienen trabajando como operadores, y en materia de medios, también se allegó de un equipo compuesto por Daniel Millán, Eduardo del Río, Óscar Argüelles, Gustavo Lomelín, Yessica Miranda y Selene Ávila.


¿Cuál ha sido su ventaja frente a las otras corcholatas? Sin duda su preparación y que cuenta con perfil de político al más alto nivel.


Es por tanto que Ebrard tiene el deber -consigo mismo- de sacar la casta política y -frente a la sociedad mexicana- encabezar un movimiento constructor de la balanza en la lucha por el poder.


Para la mayoría, el canciller tiene las herramientas para enderezar el país, y es un hombre al que los sectores productivos, eclesiásticos, incluso, los partidos políticos y la sociedad en general, no lo ven como un peligro, sino como alguien con el que se puede acordar.

0 comentarios

Comentarios


bottom of page