top of page
  • Foto del escritorTercer Ojo Inform...

Escuela en Brooklyn amplía jornada escolar a 12 horas

La Brooklyn Charter School, una escuela ubicada en Bedford-Stuyvesant, Brooklyn, está adoptando un enfoque innovador para abordar los desafíos que enfrentan muchas familias urbanas.


Con la implementación de una jornada escolar extendida de 12 horas, desde las 7:00 a.m. hasta las 7:00 p.m., la escuela está brindando una solución a dos problemas críticos.


El primer problema es la disminución del número de estudiantes en las escuelas urbanas, un fenómeno observado en todo el país.


La Brooklyn Charter School perdió casi el 30 por ciento de sus alumnos durante la pandemia de COVID-19, lo que la llevó a buscar soluciones creativas para atraer a más estudiantes y evitar el cierre.


El segundo problema es la dificultad logística que enfrentan muchos padres al tratar de equilibrar el trabajo y el cuidado de los niños. Con el horario extendido, la escuela ofrece a las familias una opción conveniente y asequible para cubrir las horas entre la salida de la escuela y el final de la jornada laboral.


Cabe destacar que la modalidad con la que funciona este centro educativo es de una escuela chárter, de una institución pública de enseñanza que opera de manera autónoma bajo un contrato o "carta" (en inglés, "charter") con una agencia gubernamental, como un distrito escolar o una autoridad educativa estatal. Estas escuelas suelen tener más flexibilidad en términos de currículo, presupuesto, contratación de personal y regulaciones administrativas que las escuelas tradicionales del distrito. A cambio de esta autonomía, las escuelas chárter suelen estar sujetas a altos estándares de rendición de cuentas y deben demostrar resultados de aprendizaje para mantener su autorización para operar. Las escuelas chárter pueden ser fundadas por una variedad de entidades, incluidas organizaciones sin fines de lucro, empresas educativas y grupos comunitarios, y su objetivo principal es ofrecer opciones educativas alternativas y adaptadas a las necesidades específicas de los estudiantes y las comunidades a las que sirven.


La respuesta a este nuevo enfoque ha sido positiva, con alrededor de 80 alumnos inscritos en el horario ampliado. La matrícula total de la escuela ahora está cerca de los 200 estudiantes, lo que indica una demanda significativa de este tipo de servicios. Además de proporcionar un entorno seguro y educativo, la escuela también ofrece actividades extracurriculares y servicios de guardería para los niños después del horario escolar, lo que ayuda a aliviar la carga de los padres que trabajan.


Aunque algunos críticos pueden cuestionar la conveniencia de un día escolar tan largo para los niños, los defensores argumentan que este enfoque puede tener beneficios significativos. Investigaciones anteriores han demostrado que los programas extracurriculares de calidad pueden mejorar la asistencia, el rendimiento académico y el bienestar general de los estudiantes. Además, al proporcionar un ambiente estructurado y enriquecedor después de la escuela, estos programas pueden ayudar a prevenir el comportamiento delictivo y mantener a los niños comprometidos en actividades positivas.


La iniciativa de la Brooklyn Charter School está atrayendo la atención política y podría servir como un modelo para otras escuelas y distritos escolares en todo el país. Con un enfoque en la accesibilidad y la calidad, esta escuela está demostrando cómo la educación puede adaptarse a las necesidades cambiantes de las familias urbanas y proporcionar un apoyo invaluable a la comunidad.


Con información de https://www.nytimes.com/es

0 comentarios

Commenti


bottom of page