top of page
  • Tercer Ojo Inform...

Hay pocos escenarios para la música ranchera y muy poca difusión, lamenta la intérprete Julia Palma

A Julia Palma le llegó el amor por la canción mexicana mientras la escuchaba en su casa siendo niña. Más tarde, ese contacto temprano la llevó a transformarse en intérprete, lo que para ella ha sido equivalente a dedicar su vida a la música ranchera.

“Mis padres eran muy bohemios, y afortunadamente cantaban las canciones de José Alfredo, de Agustín Lara incluso. Entre romántico y ranchero escuchaban, y con esa música crecí”, contó en entrevista la cantante originaria de Coahuila.



A la par, Palma se dio cuenta cantando en fiestas escolares y familiares que tenía talento. “Fui descubriendo que sí tenía esa facilidad de cantar, que hay que ir perfeccionando”, señaló Julia.


Una amiga del recientemente fallecido locutor Guillermo Mejía Llosas, papá de la intérprete, notó que la voz de Julia podía ayudar a promocionar la música regional mexicana en su estado, y decidió pedir permiso a sus padres para poder llevársela en una gira.

“Fue como un sueño. Desde que me subí a un escenario a interpretar la canción ranchera, siempre ha sido una satisfacción enorme en el corazón, Dios me ha indicado el camino”, describió Julia Palma.


Poco después, la cantante tuvo la oportunidad de grabar un primer álbum, “y ahí fue un cambio también en mi vida, porque tenía que dejar de viajar, tenía que estar apoyando ese disco, cambiaron mi vida, me pusieron un nombre artístico, y mis padres felices, encantados de la vida”, contó.

El apoyo de sus progenitores fue esencial para que Julia pudiera desarrollarse en la música. Por un lado su madre su mánager; por el otro, la experiencia de su padre como locutor la ayudó a definir un estilo propio.


“Con un papá como el que tuve, que era el que tenía un muy buen oído, me decía: ‘no, hijita, aquí te desafinaste’, ‘aquí matiza’, ‘aquí échale toda la voz’”, describió la intérprete. El locutor le enseñó a Palma a apreciar el estilo y técnica de cantantes como Lucha Villa o Lola Beltrán.



“Mi padre fue mi maestro, él siempre estuvo al pendiente de cómo grababa yo cada canción. De cómo interpretaba, él siempre decía: ‘es más importante interpretar que cantar, no digas una frase sin sentirla’”, contó Julia Palma.


A pesar de que su madre murió hace ya más de diez años, y de que su padre, Guillermo Mejía Llosas, falleció hace apenas unos meses debido al Covid-19; el apoyo de sus progenitores llega a la cantante, quien sigue sintiendo cierta cercanía con ellos todavía ahora.


Durante casi 40 años, Julia Palma se ha consagrado a un género que lamenta esté perdiendo presencia en la sociedad mexicana. “Tristemente hay muy pocos escenarios para nuestra música ranchera, muy poca difusión, muy poca”, dijo la intérprete

Para Julia, existen varias formas de llevar la música tradicional mexicana a las nuevas generaciones. “¿Por qué no reconquistar el amor de una mujer llevando mariachi? Si tú eres padre, y tienes hijos chiquitos, ¿por qué no consumir la música de México en tu casa?, para que ellos se acostumbren a escucharla y de ahí la conozcan”, cuestionó.




Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube


0 comentarios
bottom of page