¡Hazlo por ti, hazlo por México!Evitemos la tercera ola de la COVID-19


Por Carol Perelman


México podría estar ante un punto de inflexión en torno a la COVID-19: si bien los casos van a la baja, aún no podemos confiarnos. Evitemos juntos una tercera ola.


Ya superamos la ola de invierno, así como vimos en otros países. Sin embargo, llama la atención que Italia, Alemania, Argentina, Chile y Brasil han comenzado a tener un aumento de casos a pesar de haber comenzado la vacunación.


Evidentemente, vale la pena profundizar.


Las variables que hoy pueden modular las curvas son:


- el ritmo de vacunación;

- cambio en el comportamiento del virus (variantes contagiosas, reinfecciones, evasión de vacunas);

- cambio en el comportamiento humano (apertura / restricciones), y

- que la segunda ola realmente no haya terminado.


La vacunación en algunos de los países mencionados se realiza de manera lenta (0.1 a 0.3 / 100 personas), mientras que países como Chile han tenido un ritmo extraordinario, con 14 por ciento de su población completamente cubierta. Entonces ¿por qué tiene un aumento de casos?


Obviamente, la vacunación es fundamental, pero es un proceso paulatino y para ver realmente una disminución en el número de casos (como ocurrió en Israel) se requiere una mayor proporción de personas completamente vacunadas. Mientras tanto, el virus seguirá circulando y evolucionando…



(Variantes vs vacunas: como el conejo y la tortuga. Todos sabemos que las vacunas, como la tortuga, al final ganarán la carrera. Lamentablemente, durante buena parte de la carrera, las variantes, como el conejo, irán ganando. Empeorará antes de mejorar. @tomaspueyo)


Sin duda, una posible explicación es la aparición de variantes más contagiosas que comienzan a dominar los casos en un entorno donde la vacunación aún va lenta, como se observa en Italia y Alemania, según datos de Nexstrain.

Pero, ¿qué pasa en Chile, donde la vacunación va a un ritmo extraordinario? Ahí los médicos reportan que, por un lado, los casos no son en las personas mayores de edad ya protegidos, sino que ven más casos y más complicados en la población joven.


Además, Chile nunca logró disminuir la circulación del virus, ya que el “valle” de la curva en febrero (el “fin” de la segunda ola), correspondía a niveles similares a los de la mitad de casos de la primera ola.


NO bajaron a niveles de verano y coincidió con las VACACIONES, en que muchos se confiaron y salieron.

Algo similar podríamos ver en México, por lo cual no hay que confiarnos:


- el ritmo de vacunación es lento (0.5 por ciento con esquema completo y 3.4 por ciento con una dosis);

- las variantes ya se han identificado, y,

- no bajamos circulación del virus, sino regresamos a niveles de octubre.


Esperemos que en México la tendencia sí continúe a la baja, a pesar de la Secretaría de Salud y de los cambios en los semáforos epidemiológicos.

Para lograrlo, nosotros debemos cambiar nuestro comportamiento, con:


- aperturas paulatinas;

- uso adecuado de cubrebocas;

- aprovechar el clima para estar al aire libre;

- cuidar aglomeraciones durante la Semana Santa;

- hacer pruebas en caso de sospecha, y,

- ¡seguir vacunándonos!

Ya lo sabes. ¡Hazlo por ti, hazlo por México!


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.



Facebook | Instagram | YouTube