• Tercer Ojo Inform...

La corona de la Reina Isabel II trae una perla mexicana originaria del Mar de Cortés

NOTA

Redacción David Enciso ANCOP



La corona que utilizó la reina Isabel II, fue la misma que utilizó su padre, el rey Jorge y todos los reyes de Inglaterra, así como el Arzobispo de Canterbury, líder de la iglesia anglicana y fue elaborada para la coronación de su padre el rey Jorge VI un 12 de mayo de 1937 por Crown Jewellery, Garrard & Co.


Una de las joyas que más llama la atención de la corona de San Eduardo, es la perla denominada como “Great Lemon”, la cual se vincula con México.


San Eduardo el Confesor, en quien está inspirada esta corona, fue rey de Inglaterra entre 1042 y 1066. Es considerado el último gobernante de la casa de Wessex y sobresale por su piedad e ingenuidad. Se le da el título de confesor, como se les denomina a los hombres piadosos que no fueron mártires ni estaban sujetos a la vida consagrada.


El origen de la perla mexicana es el Mar de Cortés en Baja California Sur, México. Fue extraída en 1883 por los buzos Juan Vacaseque Calderón y Antonio Cervera, quienes la encontraron cerca de la isla del Espíritu Santo. Su nombre hace referencia al tamaño de la misma, semejante a la de un limón.


La joya llamó tanto la atención de la Reina Isabel II, que en 1983 viajó hasta Baja California a bordo del buque real llamado Britannia con la finalidad de conocer el lugar de donde se extrajo la perla de su corona.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube


4 visualizaciones0 comentarios