La información en México, una montaña rusa


Por el Mtro. Antonio Horacio Gamboa Chabbán

Las mexicanas y mexicanos estamos viviendo diariamente en altas y bajas de información que nos llevan a pensar que todo va bien, sin embargo, los mismos hechos, pero con diferente enfoque nos lleva a pensar que puede estar muy mal, dependiendo el ángulo desde el cual lo visualicemos estamos arriba y percibimos que todo puede realizarse y en otro momento estamos abajo y los escenarios son catastróficos.


Para normarnos un criterio que nos ayude a transitar de la mejor forma en medio de esto que puede generar muchas confusiones, nos hemos enfrentado a una cantidad de información extraordinaria, el uso de tecnología, redes sociales, series de Netflix, portadas de libros, retos diversos, Tik Tok, declaraciones de especialistas, periodistas, “los buenos y los malos”, el Zoom para el trabajo, el súper a domicilio, el despido de empleados, el adeudo a los bancos, la quiebra de negocios, el contagio, las fiestas clandestinas, las bodas suspendidas, el préstamo de familiares, lamentablemente la violencia contra las mujeres en muchos hogares, el alcoholismo, la prostitución digital, las declaraciones de líderes del mundo incendiando los medios, la miseria humana, el hambre, el insomnio, la ansiedad, el estrés, los desvelos, el cambio climático, las fake news, los cumpleaños en el retiro, la venta de equipo médico, los poetas, las contradicciones de la autoridad, los detente, los incrédulos, las oraciones, las cadenas, las mascotas maltratadas, en fin, los últimos 60 días, hemos recibido cualquier cantidad de información, en algunos casos contradictoria, en tanto que la Organización Mundial de la Salud declaraba al COVID19 como una pandemia, en México los abrazos y a la vez, “Susana Distancia”.


Como consecuencia de la declaratoria, se determinaron y adoptaron medidas de especialistas en todo el mundo, que tomaban de referencia la experiencia que China estaba transitando desde el mes de diciembre de 2019, como la distancia entre personas, el uso de mascarillas, entre otras. De igual manera, se comenzaban a ver fenómenos que han dejado impactado a todo el mundo, países de Europa paralizados, como Italia, España, el contagio de líderes, artistas, en fin, una serie de hechos lamentables que hasta el momento se siguen sucediendo en distintos lugares del mundo.


En nuestro país, la información recibida en tan poco tiempo, de epidemiología, de política, en contra del neoliberalismo, de fe en Dios, de periodistas, nos ha mantenido suficientemente ocupados, miles de mexicanas y mexicanos ya son especialistas, comentaristas de su realidad, cada uno externa lo que ha vivido, los abusos que ha vivido, en tanto la difícil realidad en el mundo continúa avanzando.

Nos enfrentamos a una transformación en el estilo de vida, en nuestra convivencia, en la supervivencia de millones de mujeres y hombres en todo el mundo.


Este fenómeno nos ha polarizado en nuestra forma de ver la vida, algunos opinan que el pasado fue mejor, hay otros que aseguran que del presente se beneficia a muchos que el pasado olvidó, la mayoría el futuro los olvida sin trabajo y sin dinero.


Nuestro país tiene riqueza en su gente, algunos lo llaman pueblo, clases sociales, trabajadoras, trabajadores, madres y padres, hijas, hijos, abuelas y abuelos, por igual luchamos diariamente por mantenernos en pie, más allá de lo que podamos pensar, a quien estemos en condiciones de seguir, más allá de la representación política distante que, así como se oponen a iniciativas de ley en cualquier sentido con intereses mezquinos, se une cuando de presupuesto se trata.


Esa clase política que requiere nuevos líderes, aquellos que en el pasado fueron malos, ahora se creen muy buenos y aquellos que se pensaban muy buenos, hoy son muy malos, el camino hacia el poder debe retomar la realidad que vivimos todas y todos los mexicanos, limitarse a un sector, aunque sea la mayoría, limita al líder, obstruye su esplendor, confunde su pensamiento. Aquellos conceptos básicos de nada sirve pregonarlos si la evidencia rebasa el discurso. Para saber mandar, primero hay que aprender a hacerlo.


Como en la “montaña rusa” en estos días, la percepción de riesgo existe, la velocidad y los vaivenes le provocan a personas sensibles vértigos y mareos, la subida es lenta y la caída es muy rápida, no se sabe bien a bien hacia donde será la siguiente curva o si el siguiente trayecto nos obligará ir colgando de un arnés.


El deseo incondicional que tenemos es superar esta crisis de salud en las mejores condiciones para nuestras familias, para la humanidad, ya lo político será una de las decisiones que debemos ejercer en su momento, mediante nuestro voto, para saber si surgen nuevos liderazgos o si aquellos que en el pasado fueron malos, nos convencen de ser muy buenos o si aquellos que se pensaban muy buenos, seguirán siendo muy malos, la realidad es que necesitamos un Gobierno que no nos olvide.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.

Facebook | Instagram | YouTube


  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
Visita también:
Logo finalJPG.jpg
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.11.33 AM
WhatsApp Image 2020-05-05 at 11.26.48 PM
WhatsApp Image 2020-05-06 at 3.17.50 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 1.53.33 PM.
WhatsApp Image 2020-05-03 at 10.16.37 AM
WhatsApp Image 2020-05-03 at 12.00.40 PM
© 2020 Tercer Ojo te Inform... Todos Los Derechos Reservados.