La piratería, problema y posible solución


Por Miguel Ángel Gutiérrez Tortosa.

elcorreodemigueltortosa@hotmail.com

El problema de la piratería ha ido en aumento conforme pasa el tiempo. Solo por citar un dato relevante, el Dr. Kiyoshi Tsuru Alberu, Director General de la Bussines Software Aliance (México), ha señalado que en materia de software se ha notado un incremento en las pérdidas de microsoft de un diez por ciento anual desde los últimos diez años a la fecha, lo que refleja perjuicios para Microsoft por más de mil millones de dólares en promedio al año. La piratería genera un entorno de pluriofensividad respecto de diversos bienes jurídicos atinentes a los derechos autorales y de propiedad industrial, a la óptima recaudación de impuestos por parte del fisco federal y el patrimonio de las personas, entre otros.


La falsificación e imitación de mercancías, atenta contra los intereses de quienes son legítimos titulares de las marcas y patentes involucradas. El erario público también resiente la problemática por cuanto hace a la no captación de contribuciones, cuando estas mercancías se introducen al país en forma clandestina sin enterar los impuestos correspondientes, y la economía familiar también se ve perjudicada dada la baja calidad de los productos que se adquieren en el comercio informal, al tener que volver a comprar el mismo producto porque no ofrece la misma durabilidad y calidad de las mercancías genuinas.


Ante esta situación, deben generarse nuevas políticas para enfrentar estos actos delictivos, definiéndose estrategias diferentes a las que se han practicado sin éxito y tratar de implementar otras que permitan al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, a la Procuraduría General de la República, a la Administración General de Aduanas y a todas las autoridades competentes, afrontar con mayores herramientas legales las actividades inherentes a la comercialización de mercancías apócrifas en el país; sin embargo, estas estrategias deben ser permanentes y sustentables a cargo siempre de los entes de gobierno, pero donde también coadyuve el sector privado, para conformar una un plan nacional antipiratería en el que se combata el problema desde distintos frentes, a fin de implementar acciones inéditas y con renovación de recursos humanos, recursos económicos y de profesionalización policial.


Ante la hipótesis de la deficiente actuación de las autoridades en el combate a la piratería, la justificación del por qué resulta importante investigar sobre el fenómeno de la piratería, precisamente estriba en la posibilidad de poder aportar nuevas ideas de solución. Inicialmente, al explorar a fondo los orígenes de la problemática, su contexto y sus múltiples repercusiones, para generar bases sólidas que permitan abordar con mayores elementos de conocimiento sobre este problema, para lo cual, deberá implementarse una estrategia integral de coordinación entre las autoridades involucradas de los tres niveles de gobierno, nuevos ajustes legislativos para adecuar de mejor manera el marco legal, pero debiéndose contar con la coadyuvancia y la información del sector empresarial, de los dueños de los derechos de propiedad intelectual vulnerados y de otras instituciones públicas y privadas que ayuden a difundir campañas publicitarias de manera permanente.


La investigación sobre la piratería, no inicia y termina con la observación y comprobación de la venta de productos falsos en vía pública, este hecho por demás cotidiano está presente en todo tipo de ciudades y comunidades, lo que constituye únicamente el último eslabón de una cadena delincuencial mucho más larga y compleja, que no se termina con operativos y aseguramientos esporádicos de mercancías, sino con investigaciones pormenorizadas del entramado delictivo y de la operación sistemática que llevan a cabo los actores criminales de este tipo de comercio ilegal, con la participación y aporte de información directa de las personas perjudicadas por estas conductas ilícitas.


Es de afirmarse que sí es posible disminuir las actividades relacionadas con la falsificación y comercialización de mercancías ilegales, a través de una mejora en la actuación de quienes participen en el combate de este fenómeno criminal, como las autoridades de los tres niveles de gobierno en coordinación con el sector privado y sus gremios empresariales, amén de la realización de diversas medidas institucionales que deben realizarse de manera paralela para combatir la piratería.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.

Facebook | Instagram | YouTube