Médicos de México cumplen un año al frente de batalla contra el covid-19


Médicos, enfermeras, camilleros y paramédicos continúan inmersos en la tragedia generada por la pandemia de covid-19. En este duro y largo camino, han perdido vidas a consecuencia del coronavirus e incluso, han visto a sus compañeros perder la batalla luego de infectarse. Después de que el 28 de febrero del 2020 se documentó el primer caso de covid-19 en México, a un año de la pandemia los trabajadores de la salud no se han detenido y continúan arriesgando sus vidas y la de sus familiares, por salvar las de otros.


En los hospitales, el número de personas contagiadas es variable debido a que existen ocasiones en las que pueden no darse abasto para atender a los pacientes, así como otros, en los que el trabajo dentro del complejo hospitalario es más llevadero, sin embargo, la exposición y el riesgo al virus es el mismo. Enfermeros del hospital 20 de noviembre del ISSSTE explicaron a MILENIO que “en el área covid, lo que haces es vivir a lado de la muerte". Uno de ellos describió que "nunca había sentido tanto miedo como el que siento ahora”. Aseguraron que en el turno nocturno de enfermería todos los empleados contrajeran covid en este tiempo.


En el Hospital Regional de Alta Especialidad Ixtapaluca, la situación es similar. Aunque ahora cuentan con mayores conocimientos para enfrentar la pandemia.


Entre los testimonios obtenidos, uno describió que ahora “es mucho más asertivo un tratamiento que podemos dar para poder salir adelante tanto para nosotros como personal médico como al paciente al que se lo vamos a ofrecer”. En otros casos, como el de paramédicos de la Cruz Roja en la capital, el combate provoca incertidumbre y miedo.


“Porque no sabes si te falló, si el filtro estaba bien, si ya te contagiaste, si no, si te sientes tantito mal”, dijo un paramédico, que aseguró que en cada traslado arriesgan sus vidas para mantener estables a los pacientes, que en muchas ocasiones, pese a los esfuerzos, mueren dentro de las unidades. Médicos, enfermeras, camilleros, paramédicos y otros integrantes del personal de salud, que lleva un año al frente de la batalla contra el covid-19, recordaron a Tercer Ojo que el virus desconoce clases sociales, por lo que nadie debe bajar la guardia a pesar de que las vacunas representen una esperanza.


Para todos ellos, la mayor satisfacción de este año de combate es ver a un paciente recuperado. Lo que es sinónimo de celebración y una señal de triunfo ante el virus.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.




Facebook | Instagram | YouTube