top of page
  • Foto del escritorTercer Ojo Inform...

México podría ser un actor clave en la industria de semiconductores

México tiene la oportunidad de convertirse en un actor clave en la industria de semiconductores, un mercado esencial para la economía global. La American Chamber of Commerce (AmCham) estima que al país le tomará una década desarrollar un ecosistema robusto para la fabricación de semiconductores, siempre y cuando se implementen las políticas adecuadas y se aprovechen las oportunidades de nearshoring. 

 

Los semiconductores son fundamentales para la tecnología moderna, utilizados en todo, desde teléfonos móviles hasta automóviles y equipos médicos. Representan un mercado de alrededor de 600,000 millones de dólares en producción y casi un billón de dólares en comercialización. Para México, desarrollar una industria de semiconductores significa una oportunidad para diversificar su economía y reducir la dependencia de sectores tradicionales. 

 

El fenómeno del nearshoring, donde las empresas reubican sus operaciones más cerca de los mercados de consumo, presenta una oportunidad única para México. Con su proximidad a Estados Unidos y su tratado de libre comercio, México está bien posicionado para atraer inversiones en la industria de semiconductores. 

 

Estrategia para el desarrollo de semiconductores 

Pedro Casas Alatriste, director general de AmCham, señala que el desarrollo de la industria de semiconductores en México debe pasar por tres etapas: 

 

Diseño: esta fase no requiere tanta infraestructura física, sino capital humano altamente capacitado. México ya cuenta con ingenieros y centros de investigación que pueden empezar a trabajar en el diseño de semiconductores de manera relativamente rápida. 

 

Ensamblaje y pruebas: la siguiente fase involucra ensamblar, probar y empaquetar los semiconductores. Esta etapa es más intensiva en infraestructura, pero México tiene experiencia en la manufactura de bienes eléctricos y electrónicos, lo que facilita la adaptación. 

 

Fabricación: La fase más compleja y que requiere mayor inversión en infraestructura. Establecer fábricas para la producción de semiconductores podría tomar hasta 10 años, pero es una meta alcanzable con las políticas y el apoyo adecuados. 

 

Inversión en educación 

Para sostener el crecimiento de esta industria, es esencial invertir en educación y capacitación. AmCham ya trabaja en programas para incluir cursos de semiconductores en las currículas de universidades y escuelas técnicas. Formar a la próxima generación de ingenieros es crucial para asegurar que México tenga el talento necesario para competir en este mercado global. 

 

El éxito de esta industria depende en gran medida de las políticas públicas. Es fundamental que el gobierno mexicano implemente regulaciones que incentiven la inversión y la innovación. Esto incluye ofrecer incentivos fiscales, facilitar trámites y asegurar un entorno de negocios estable y predecible. 

 

México debe competir con otros países que también buscan atraer inversiones en semiconductores. Taiwan, Corea del Sur y Estados Unidos ya tienen industrias bien establecidas, por lo que México debe destacar ofreciendo ventajas competitivas únicas, como su ubicación estratégica y acuerdos comerciales. 

 

0 comentarios

Comments


bottom of page