¿Qué es la canícula?

Por Juan Carlos Valencia Vargas

El pasado 22 de julio, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reportó un récord de temperatura máxima en Mexicali, Baja California, cuando superó los 48 grados centígrados. En esa región del país, en estas fechas se presentan las temperaturas mas altas, pero, aunque se asocian al fenómeno de la canícula, no necesariamente es así.


Explico: La canícula es un evento climático que sucede anualmente durante el verano y se caracteriza por una disminución de las lluvias y un aumento de la temperatura. Se origina por el desplazamiento e intensificación de los sistemas de alta presión (conocidos también como anticiclones), principalmente en el Golfo de México; sus vientos inhiben la formación de nubosidad y lluvias en la región. Ojo, esto no indica que deje de llover por completo, sólo disminuye el acumulado total.


En México, los estados que sufren mayor afectación por la canícula son: Campeche, Colima, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.


Este fenómeno natural forma parte de la variabilidad climática de México y su fecha de inicio, duración e intensidad son difíciles de pronosticar con precisión. Sin embargo, se ha estimado que la duración promedio de la canícula es de aproximadamente 40 días, inicia a mediados de julio y termina a fines de agosto.


Aunque comúnmente se afirma que la canícula representa los 40 días más calurosos del año, esta aseveración no se cumple en México. Aún cuando en el noroeste del país sí se registran las temperaturas más altas durante el verano, no está dentro de su temporada lluviosa, por lo tanto, no se observa una disminución significativa de las lluvias entre julio y agosto. Por esta razón, las altas temperaturas no se asocian con el fenómeno de la canícula.


En el resto del país, es entre abril y mayo (en la primavera) cuando se registra el periodo más caluroso del año, debido a que las precipitaciones son escasas o nulas y domina un viento cálido del sur en la vertiente del Golfo de México. Después, entre junio y noviembre, se desarrolla la temporada de lluvias y ciclones tropicales.


Sin embargo, de acuerdo con las estadísticas, entre julio y agosto se observa una disminución de las lluvias en zonas de los estados mencionados –aproximadamente tres o cuatro semanas después del solsticio de verano—, aunque en circunstancias excepcionales en algunas regiones puede iniciar desde junio y extenderse hasta septiembre.


Cabe señalar que el patrón de déficit de precipitación no es uniforme; es decir, no ocurre en todas las regiones con la misma duración e intensidad, y muchas veces puede verse alterado por eventos extremos como el impacto de algún ciclón tropical o la llegada de ondas tropicales que propicien lluvia en estas regiones. De ahí la importancia de realizar un monitoreo constante.


La palabra canícula deriva de la palabra “canes”, que significa “perros”, y su alusión al fenómeno de calor abrasivo tiene una base astronómica, ya que se refiere a la constelación del Can Mayor (Canícula) y su estrella Sirio “La Abrasadora”, cuya primera aparición en el horizonte coincidía con el fenómeno de calor excesivo.


Hay que tomar precauciones y seguir las recomendaciones de las autoridades para prevenir posibles efectos negativos de la canícula a la salud: hay que mantenerse hidratados, usar protector solar, evitar la exposición al sol y las actividades a la intemperie, especialmente entre las 11:00 y 16:00 horas, así como usar sombrillas, gorras o sombreros.


A tomar precauciones para esta temporada. #aguaparatodos


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.

Facebook | Instagram | YouTube