¿Qué es la propiedad industrial?



“Pláticas jurídicas” Por el Dr. Miguel Ángel Gutiérrez Tortosa.


Es el derecho sobre las invenciones, patentes, marcas, dibujos y modelos industriales e indicaciones geográficas de procedencia; es el derecho exclusivo que otorga el Estado para usar o explotar en forma industrial y comercial las invenciones o innovaciones que realizan las personas para distinguir sus productos o servicios ante la clientela en el mercado, y nace cuando se obtiene el registro por parte de la autoridad competente, que es el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. Con esto, nadie más podrá utilizar los mismos bienes o servicios amparados con otra marca igual o parecida en grado de confusión.


Es un hecho, que al otorgar el Estado un derecho exclusivo, la marca o la patente viene a ser un incentivo en la medida en que ofrece al inventor o al empresario un reconocimiento por su actividad creativa o comercial y una retribución material por su creación industrial o comercial. Esos incentivos fomentan, a su vez, la innovación, lo que además contribuye a mejorar la calidad de la vida de la sociedad.


Por otra parte, en torno a la obtención de derechos exclusivos sobre las patentes, el inventor tiene la obligación de divulgar al público la invención patentada, de modo que terceros puedan beneficiarse de los nuevos conocimientos y contribuir así al desarrollo tecnológico, que es la esencia de este sistema registral.


Por esa razón, debe entenderse que la propiedad industrial es el privilegio de usar en forma exclusiva y temporal las creaciones y signos distintivos de productos, establecimientos y servicios.


La propiedad industrial protege la creatividad, la invención y el ingenio de las personas que tienen esas capacidades especiales, que suelen ser las pertenencias o los “activos intangibles” -jurídica y comercialmente- más valiosos de todo comerciante o de cualquier empresa. Por otra parte, el interés general exige que las concesiones exclusivas de propiedad industrial no sean perpetuas, por lo que las leyes conceden a los derechos citados un tiempo de duración distinto según las propias modalidades de estos bienes, ya sean marcas o patentes.


La propiedad industrial abarca el ámbito de las marcas y las patentes, que es lo que mayoritariamente se oferta en el contexto comercial y donde existe más incidencia en cuanto a la falsificación o imitación. El interés por la falsificación por parte de quienes llevan a cabo estas actividades ilícitas está encaminado evidentemente a lucrar aprovechando o “colgándose” de la buena fama de algún producto protegido, lo cual ocurre generalmente cuando adquiere un alto nivel de interés comercial por parte del consumidor, ya sea por su calidad, durabilidad, prestigio, o por cualquier razón que lo haga de la preferencia de los compradores por encima de otros productos de la competencia.


Para el Estado, la protección de la propiedad industrial tiene especial relevancia, toda vez que ésta constituye una base de desarrollo indispensable para el crecimiento económico, el desarrollo tecnológico y el fomento cultural del país, de ahí la necesidad imperiosa de proteger penal y administrativamente estos derechos exclusivos de propiedad sobre las marcas y las patentes, especialmente.


Justamente, esta es la gran relevancia de la protección jurídica de las marcas, las patentes y otras figuras afines, a efecto de que la fama, la preferencia, la calidad y todos los valores económicos o comerciales que se han logrado sobre ellas, puede ser usurpado por otro competidor; lo cual, constituiría una lesión a los derechos exclusivos de propiedad industrial sobre esto bienes intangibles.


Por los motivos expuestos, surge la necesidad de tutelar la propiedad industrial a través de sus principales activos, que primordialmente los constituyen las marcas y las patentes; en cuanto a aquello que constituye precisamente los aspectos distintivos entre una marca y otra, o bien, entre las cualidades de un proceso o un producto de patente y otros, que hace que las de mayor atracción comercial sea más proclive a ser imitada o falsificada.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.

Facebook | Instagram | YouTube