• Tercer Ojo Inform...

Robo de arte, crimen de guerra

NOTA

Redacción ANCOP


Los crímenes de guerra no sólo son el espanto y el dolor de la muerte de las personas, existe también otro que va más allá, porque no sólo sucede incluso por razones económicas que claro que sí es una característica que pesa, y mucho, sino que busca apropiarse para distorsionar, difuminar o francamente borrar la historia de los vencidos, si tal es el caso, y es el robo de las obras de arte.


Volteemos a Ucrania y veamos cómo los rusos se han apropiado de las obras de arte, cobrando el “botín de guerra”. Según el diario británico The Guardian, tanto en Mariupol como en Melitopol no se duda de que las obras han sido sustraídas o dañadas a gran escala; sin embargo, ha habido una confusión considerable e información contradictoria sobre lo que se ha ocultado con éxito y lo que se ha destruido o robado.


Información de NBC News reporta los cuantiosos daños en el Museo de Historia de Mariupol, como puede verse en este video (https://www.youtube.com/watch?v=Ly84FbTHI8Q). De acuerdo con el diario británico The Guardian, autoridades ucranianas acusan el robo de unas dos mil piezas que habrían sido trasladadas a la región de Donbas, que se encuentra en control de los rusos.


Siguiendo con la información del rotativo, el mismo Ayuntamiento de Mariupol publicó información en su cuenta de Telegram que describe los robos, que aseveran incluían obras del artista del siglo XIX Arkhip Kuindzhi y el renombrado pintor ruso Ivan Aivazovsky, así como un rollo único de la Torá escrito a mano y el Evangelio de 1811, por lo que declararon que están levantando toda la evidencia para realizar la denuncia ante la Interpol. (La nota completa de The Guardian puede verse en https://www.theguardian.com/world/2022/apr/29/ukraine-accuses-russian-forces-of-seizing-2000-artworks-in-mariupol).


Por su lado, en Melitopol habría llegado un hombre misterioso en bata blanca, con varios soldados armados, quien con unas pinzas sustrajo decenas de artefactos de oro de más de 2 mil 300 años que se encontraban en cajas de cartón en el sótano del museo. Los artículos son del Imperio Escita y datan del siglo IV a.C, según información recabada por The New York Times.


En este sentido, hay versiones de que el oro e inclusive piezas de arte podrían haber sido ocultadas, práctica que ha sido utilizada por ejemplo en la II Guerra Mundial, cuando ante

el avasallamiento nazi, hubo quienes expusieron la vida por llevar a lugares ignotos piezas de gran relevancia histórica y patrimonial.


Y de acuerdo con la crónica del NYT, eso fue lo que pasó inicialmente, pues Leila Ibrahimova, directora del Museo de Historia Local de Melitopol, le dijo a su reportero que cuando las fuerzas rusas comenzaron a bombardear la región a fines de febrero, ella y otros trabajadores del museo escondieron el oro y otros artefactos históricos relevantes en cajas de cartón en un sótano donde pensaban que nadie lo encontraría. Pero llegó el sujeto de la bata blanca.


Previamente Ibrahimova fue secuestrada e interrogada por soldados rusos. En la nota del diario estadounidense, ella declaró que aunque que la presionaron para localizar el oro, se negó a darles información; sin embargo, acusa que Evgeny Gorlachev, un ucraniano que fue designado por el ejército ruso como el nuevo director del museo fue quien dijo el paradero a las fuerzas hostiles. (La nota del NYT puede consultarse en https://www.nytimes.com/2022/04/30/world/europe/ukraine-scythia-gold-museum-russia.html)


Cabe señalar que, según el derecho internacional, sí, el robo de arte es un crimen de guerra.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.



Facebook | Instagram | YouTube


5 visualizaciones0 comentarios