Senado pone fin a la brecha salarial entre hombres y mujeres por un trabajo de igual valor



Geovanna Bañuelos, del PT, resaltó que lo más trascendente de la reforma es que los patrones, empleadores, empresas e instituciones, tendrán la obligación de pagar remuneraciones igualitarias.


Por unanimidad de 113 votos, el pleno del Senado de la República aprobó en sesión a distancia este miércoles, la igualdad salarial y la no discriminación entre hombres y mujeres, dictamen que se avaló en comisiones en noviembre del año pasado.


Tras el consenso alcanzado con todos los grupos parlamentarios por parte del presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, se aprobaron reformas a 13 leyes, 59 artículos y 13 transitorios para poner fin a la brecha salarial entre hombres y mujeres por un trabajo de igual valor.


El dictamen de las Comisiones Unidas de Trabajo y Previsión Social para la Igualdad de Género y Estudios Legislativos Primera, ejemplifica que, con base en un análisis del Instituto Nacional de las Mujeres, un funcionario gana 20 mil pesos aproximadamente, mientras que una funcionaria 15 mil, lo que representa una diferencia salarial de 25%.


De acuerdo con el dictamen, con las trabajadoras domésticas, la brecha resulta aún mayor, pues perciben un sueldo aproximado de mil pesos, mientras que un trabajador doméstico percibe cinco mil pesos en promedio, lo que es igual a una diferencia salarial de 80%.


El dictamen, que incluye 11 iniciativas de 50 senadoras y senadores de seis grupos parlamentarios, establece que 60% de las mujeres que trabajan lo hacen en el sector informal y 69.7% aún realizan trabajo no remunerado en el hogar.


También, la maternidad ha resultado un elemento que un gran número de empleadores consideran para mantener menores salarios, al considerar una mayor rotación o tiempo de incapacidad del personal, condiciones que han provocado la precarización del empleo femenino.


Kenia López Rabadán y Xóchitl Gálvez, del PAN, Hoy, destacaron que con este dictamen se da un paso adelante para proteger los derechos humanos de las mujeres. La diferencia de salarios con la misma capacitación, los mismos horarios de trabajo y la misma profesionalización es inentendible. Esto debe cambiar.


Los empleadores tanto del sector público como del sector privado, tendrán un mandato claro para que esta brecha laboral, cargada de discriminación, sea erradicada, advirtieron.


La senadora Claudia Ruiz Massieu, del PRI, dijo que la igualdad salarial significa poner en marcha un motor de la competitividad para reducir la brecha salarial y laboral entre mujeres y hombres, además de que beneficiaría al Producto Interno Bruto, con un crecimiento de cinco puntos porcentuales.


La legisladora Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano, refirió que debido a la pandemia por COVID-19, las perspectivas para las mujeres no son muy positivas.


Según estimaciones del INEGI, la participación de las mujeres en el mercado laboral habría disminuido de 45 a 39 por ciento entre marzo y julio del año pasado, pues la proporción de mujeres en actividades llamadas esenciales es menor, y muchas laboran en el sector terciario, resaltó.


Geovanna Bañuelos, del PT, resaltó que lo más trascendente de la reforma es que los patrones, empleadores, empresas e instituciones, tendrán la obligación de pagar remuneraciones igualitarias; la brecha salarial entre mujeres y hombres era de 18.8% en 2019, una de las más amplias entre los países miembros de la OCDE.


Indicó que el sesgo machista en nuestra sociedad, ha llevado a una división sexual del trabajo, donde tradicionalmente las mujeres hemos ocupado las labores de cuidado familiar que constituyen el trabajo no remunerado, pero que también tiene efectos perversos en el ámbito laboral, ya que el trabajo realizado por las mujeres se ha considerado de menor valor que el realizado por los hombres.



Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.



Facebook | Instagram | YouTube