Tras casi año y medio, servidores públicos en México dejarán home office en agosto

Sólo dos de cada 10 empleados públicos recibió instrucciones claras de sus jefes en home office.

A partir del próximo lunes 2 de agosto, luego de casi un año y cuatro meses de hacer trabajo a distancia o semipresencial para evitar contagios de covid-19, los servidores públicos federales tendrán que retomar sus labores de manera presencial, pues no se ha anunciado una nueva ampliación al llamado home office.


A pesar de que el gobierno federal estableció la modalidad del trabajo en casa desde marzo de 2020, como medida de cuidado a la salud durante la pandemia, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reportó que México es el país de América Latina en donde menos home office han podido hacer los servidores públicos.


De acuerdo con el documento “Servicios Públicos y Gobierno Digital durante la pandemia”, elaborado por el BID, con datos obtenidos entre julio y agosto de 2020, a través de encuestas telefónicas y vía Facebook, el 79 por ciento de los servidores públicos consultados tuvo que acudir a la oficina desde que empezó la pandemia al menos 2.2 veces por semana, cuando el promedio en la región es de 1.4 veces por semana.


Después de México, están El Salvador, donde 72 de cada 100 empleados públicos tuvo que acudir a la oficina, Honduras (67 por ciento), Costa Rica (62 por ciento) y Ecuador (61 por ciento); el promedio en la región es de 59 por ciento y el país cuyos servidores públicos menos tuvieron que acudir a su oficina fue Colombia (38 por ciento).


Además, según el estudio, en México, sólo 21 por ciento de los funcionarios afirmó que sus jefes les dieron instrucciones claras de cómo trabajar a distancia durante la pandemia, con lo que se ubica como el país peor calificado en cuanto a la claridad de instrucciones dictadas por los superiores jerárquicos a sus subordinados dentro del gobierno.


El país donde los empleados recibieron mejores directrices de sus superiores fue Costa Rica con 46 por ciento, seguido por El Salvador y Perú con 39 por ciento y Colombia con 38 por ciento. Además, las encuestas revelaron que sólo 36 por ciento de los funcionarios consultados en México tienen una computadora portátil proporcionada por su oficina; en Costa Rica es el 61 por ciento, en Ecuador, 41 por ciento.


El estudio también reporta que casi la mitad de servidores públicos no pudo realizar tareas importantes de su trabajo durante la pandemia. “Ante el cierre repentino de las oficinas y la instauración casi instantánea del teletrabajo en los gobiernos de la región era esperable que algunas tareas se quedaran sin hacer”, dice el documento.


En México, 48 por ciento de los funcionarios públicos consideró que no pudo realizar alguna tarea crítica durante la pandemia, un porcentaje por encima del promedio, que fue de 46 por ciento.


Otros países así fueron Honduras (56 por ciento), Perú (53 por ciento), Ecuador (52 por ciento) y El Salvador (51 por ciento).


El estudio se basó en una encuesta telefónica representativa a nivel nacional entre julio y agosto de 2020 a ciudadanos adultos de Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.


Incluyó un conjunto limitado de preguntas sobre trámites antes y durante la pandemia, además de perspectivas a futuro.


También incluyó una encuesta sobre las medidas digitales de adaptación a la pandemia implementadas por los integrantes de la Red de Gobierno Electrónico de América Latina y el Caribe (Red GEALC), a la que contestaron 11 países: Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, El Salvador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.


Ciudadanos pierden

Mientras que en Brasil se crearon 34 nuevos servicios digitales durante la pandemia por las autoridades de gobierno digital, en Chile 22 y en Panamá 20, en México sólo se crearon dos nuevos servicios digitales para evitar trámites presenciales; junto con Bahamas, México es el peor evaluado de la región.


Además, mientras en Brasil se digitalizaron 300 servicios ya existentes, en México y Bahamas sólo 1. En promedio, un 20 por ciento de las personas encuestadas de la región se quedó sin acceder a un trámite que buscaba durante la crisis de covid-19.


El caso más severo, afirma el BID en su estudio, es México, donde el 26 por ciento de los encuestados reportó haber intentado hacer un trámite sin éxito durante la pandemia; y el más leve, Uruguay, con un porcentaje del 13 por ciento.


Después de México, están Chile (25 por ciento), Panamá (24 por ciento) y Honduras (22 por ciento) En general, revela el documento, las causas fueron el cierre de la oficina pública y la falta de disponibilidad en línea (esta fue la principal razón reportada en nueve de los 10 países).

“Los trámites más comunes que no se pudieron hacer fueron los de identidad o registro, que son prerrequisito para otros procedimientos y que en muchos casos solo pueden realizarse de manera presencial”, añade.

Además, en México, junto con Ecuador, la pandemia hizo más lento, en casi el doble de tiempo, completar trámites: en México pasó de 2.4 horas a 4 horas, mientras que en Ecuador pasó de 2.6 horas a 5 horas; sólo El Salvador se mantuvo igual, 2.6 horas.


El número de interacciones para completar un trámite también aumentó: en México pasó de 2.4 a 3.8, pero en países como Argentina, pasó de 2.9 a 5 y en Uruguay, de 2.3 a 4.


Según la encuesta telefónica, la realización de trámites en México durante la pandemia pasó de 52 de cada 100 ciudadanos que realizaban trámites antes de la pandemia a sólo 19 de cada 100 durante la pandemia, es decir, cayó 33 puntos.


México tenía el más alto nivel de ciudadanos realizando trámites antes de la pandemia, sólo seguido de Chile, con 50 por ciento, y en donde cayó a 26 de cada 100, es decir, 24 puntos.


Prefieren trámites presenciales

Siete de cada 10 usuarios digitales en México consultados por el BID hubiera preferido hacer su trámite presencialmente durante la pandemia; México sólo está por debajo de Trinidad y Tobago (74 por ciento).


El promedio en la región es del 56 por ciento y por encima de la media están Paraguay (56 por ciento), Ecuador y Argentina (58 por ciento), Colombia (61 por ciento), México (70 por ciento) y Trinidad y Tobago (74 por ciento); los países donde menos ciudadanos preferirían los trámites presenciales son Honduras, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Chile, Uruguay y Perú.


Tres de cada 10 ciudadanos mexicanos consultados consideraron que fue muy difícil realizar trámites en línea, 18 por ciento que fue difícil y sólo 17 por ciento consideró que fue fácil y 10 por ciento muy fácil.


En contraste, El Salvador, es el que tiene las mejores opiniones de sus trámites en línea, pues 33 por ciento consideró que fue muy fácil, 25 por ciento que fue fácil, y sólo 17 por ciento que fue muy difícil y 6 por ciento, difícil.


Honduras es el país en el que más ciudadanos consideraron que fue muy difícil hacer trámites en línea, con 37 por ciento de los encuestados, seguido del 13 por ciento que consideró que fue difícil; en ese país, solo 6 por ciento consideró que fue muy fácil y 16 por ciento, que fue fácil.


Pese a ello, en promedio, en la región, 23 por ciento de los ciudadanos consideró que no se respetaron las normas de distanciamiento social en los trámites presenciales; en México esa opinión la tuvo el 24 por ciento de los encuestados, mientras que en Chile fue el peor país con esta opinión, donde 41 por ciento de los consultados afirmó eso.


Síguenos en redes sociales o suscríbete nuestro boletín informativo en nuestra página web y mantente informado.


Facebook | Instagram | YouTube